lunes, 13 de agosto de 2012

Caleidoscopio

                                      Para Pris

Te llevo como estandarte,
como razón palpable e inolvidable.
La kálos de tu imagen
permite pasearme por la eternidad cósmica y ardiente del tiempo,
tiempo que se reduce al silencio
cuando no estás. 

Te llevo mezclado con mi sangre,
en el torrente explosivo que me da vida.
Te llevo tatuado en mi piel como perenne razón irrefutable,
como incisivo sentimiento dulce y reconfortable.

Tus colores y la simetría de tu alma
me hipnotizan,
me diluyen,
me adormecen,
me enamoran.

Tus colores,
me transforman.
Combinan el viejo momento
con la esperanza del cálido futuro.
Futuro que florece con la muerte
de cada segundo.

Te veo,
colgado de mis sueños.
En el primer aliento de vida,
en el altar de mi fe.
Veo tu luz protectora
iluminando cada paso
del estrecho camino.

Estás ahí,
omnipresente, majestuoso.
Me llevas por el viento
como un papalote,
me anudas con palabras
y me sujetas a destellos dorados producto del amor
que me llevan lentamente al origen de la pasión.

Viajo de nube en nube
buscando a Dios,
ese Dios que me prometió un beso lleno de amor.

Ahora tú,
le permites cumplir semejante promesa.
Ese Dios ya nada me debe.

Ahora tú,
materializas el amor,
le das nombre y figura.
Nombre expresado en unas cuantas letras
me adormecen,
me enamoran.

Tus colores,
me transforman.
Combinan el viejo momento
con la esperanza del cálido futuro.
Futuro que florece con la muerte
de cada segundo.

Te veo,
colgado de mis sueños.
En el primer aliento de vida,
en el altar de mi fe.
Veo tu luz protectora
iluminando cada paso
del estrecho camino.

Estás ahí,
omnipresente, majestuoso.
Me llevas por el viento
como un papalote,
me anudas con palabras
y me sujetas a destellos dorados producto del amor
que me llevan lentamente al origen de la pasión.

Viajo de nube en nube
buscando a Dios,
ese Dios que me prometió un beso lleno de amor.

Ahora tú,
le permites cumplir semejante promesa.
Ese Dios ya nada me debe.

Ahora tú,
materializas el amor,
le das nombre y figura.
Nombre expresado en unas cuantas letras
que desvelan el secreto de la eternidad perdido en el tiempo.

Caleidoscopio…
¡No me sueltes!

Victor Hugo Pedraza / @victorhugo202

No hay comentarios:

Publicar un comentario